Posiciones de los jugadores de Fútbol Sala




En el fútbol sala nos podemos encontrar cuatro tipos de posiciones de jugadores en la pista: portero, cierre, ala, y pívot. A estas cuatro le añadiremos una quinta opcional y muy poco utilizada, que es la del jugador universal, el cual puede desempeñarse con gran soltura en cualquiera de las otras posiciones.

  • Portero: Se trata de una pieza clave en cualquier equipo. Debe contar con una gran personalidad, que le permita ordenar a su equipo a la hora de defender, así como transmitir seguridad en todo momento. Se dice que el portero es quién mayor campo de visión tiene de todo lo que esta ocurriendo en la pista. Además es necesario que cuente con unas condiciones físicas especiales al resto de jugadores, a saber una buena agilidad, grandes reflejos, flexibilidad… Cada vez es más importante el juego de pies de los porteros, ya que permite hacer transiciones de balón rápidas y seguras. Junto a esto, no nos podemos olvidar de la importancia del saque ya que da origen a numerosas ocasiones de gol favorables.
  • Cierre: Sin duda una posición de riesgo, dado que se trata del último hombre antes del portero. Debe tener una gran capacidad de temporización de juego, llevando la manija del balón en todo momento y teniendo una capacidad de decisión firme y segura. Un mal pase siendo el último jugador puede provocar una ocasión clara de gol en contra de nuestro equipo. Además se trata de un puesto que requiere de un jugador con gran capacidad de sacrificio y ayuda constante, para ofrecerse en primera instancia a recibir y a sacar el balón jugado. Destacar también como habilidades especiales, el hecho de tener una gran capacidad de anticipación a la hora de poder robar balones y ofrecer un contraataque a favor. También es importante que el cierre tenga un buen disparo con el fin de atacar desde lejos la portería rival.
  • Ala: Encontramos tanto ala derecho como izquierdo dependiendo la zona de la pista en la que se vaya a desempeñar el jugador. Se trata de un puesto que requiere tanto una gran capacidad de sacrificio como de una gran habilidad técnica. Los jugadores que se desenvuelven en las alas tienen un gran recorrido, debido al intenso desgaste que supone estar en constante interacción tanto en ataque como en defensa, siendo un miembro clave a la hora de realizar la transición ataque-defensa. Señalar también la necesidad de que entiendan el juego con y sin balón, pues en este último es necesario que las alas ocupen los espacios libres así como que le hagan cobertura al cierre cuando este salga de su posición. Como habilidades especiales de este tipo de jugadores se encuentran principalmente la aceleración, velocidad, y el regate. Son jugadores con gran creatividad y buen pase.
  • Pívot: La punta de ataque del equipo por excelencia. Se trata de un creador de espacios libres, y del primer defensor del equipo. Debe ser un jugador con paciencia, ya que es frecuente que reciba menos balones que otros jugadores de otras posiciones. Es necesario que tenga un buen dominio de balón, y muy recomendable que tenga un buen golpeo con ambas piernas. Su capacidad de proteger el balón de espaldas y de ofrecerse para realizar una pared con el ala, le hacen ser un miembro vital a la hora de salir de la presión. Suelen ser jugadores fuertes y ágiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *